Suscriptor digital

Molino Cañuelas alcanzó un principio de acuerdo para reestructurar deuda por US$1300 millones

Molino Cañuelas se encuentra en proceso de reestructurar una deuda de US$1300 millones que ya alcanzó un principio de acuerdo, según confirmaron fuentes de la empresa
Molino Cañuelas se encuentra en proceso de reestructurar una deuda de US$1300 millones que ya alcanzó un principio de acuerdo, según confirmaron fuentes de la empresa
Julia D'Arrisso
(0)
13 de marzo de 2019  • 17:40

Molino Cañuelas, la empresa dueña de las marcas 9 de Oro, Pureza, Cañuelas y Mamá Cocina, se encuentra en proceso de reestructurar su deuda y alcanzó un principio de acuerdo con los comités de acreedores financieros.

"La compañía está trabajando con absoluta normalidad. Hace ocho meses estamos trabajando con el comité de los bancos y negociando la reprogramación de los vencimientos financieros. Hace dos semanas obtuvimos un principio de acuerdo", expresó a LA NACION Juan Manuel González Capra, director de asuntos legales y corporativos.

Según dijo, la compañía está trabajando en la "instrumentación y documentación definitiva" de ese acuerdo y como ya cuenta con la aprobación de la mayoría, el resto de los acreedores minoritarios están vinculados a cumplir con la reestructuración de la deuda, que ronda los US$1300 millones.

En la compañía expresaron que hay una "mayoría abrumadora" con la que se está acordando la refinanciación de la deuda financiera. Ese comité de bancos está conformado por "instituciones multilaterales de crédito y financieras internacionales, como así también varios de los más importantes bancos públicos y privados nacionales"

Molino Cañuelas funciona desde 1931 y sus problemas financieros comenzaron a partir de un plan de inversiones que requirió del auxilio de los bancos. En los últimos años, la empresa realizó inversiones, como la compra de los activos de la división de harina de trigo de Cargill, para lo que solicitó ayuda financiera a las entidades bancarias.

Para afrontar ese compromiso, la firma buscó cotizar en la Bolsa para ampliar su capital, pero ese plan se pospuso y la compañía de alimentos decidió renegociar su deuda con los bancos.

"En los últimos 40 años, la compañía ha crecido al orden del 10% o 15% anual. Eso fue con apoyo de los bancos y el plan se terminaba con la salida a la Bolsa. No pudimos lograr ese objetivo, que buscaba inyectar capital y cancelar deuda", explicó González Capra.

En relación con la posibilidad de que el Macro haya pedido la quiebra de la empresa, tal como circuló en los últimos días, el banco no respondió a la consulta de LA NACION. En tanto, desde Molinos Cañuelas dijeron que "jurídicamente no tiene demasiado sentido", ya que "el Banco Macro no se encuentra dentro del comité, pero sí tiene una participación minoritaria", que sería inferior al 1%.

Molino Cañuelas cuenta con 21 plantas industriales y más de 3500 empleados. La compañía se dedica a la elaboración de harinas, aceites, galletitas, panificados, pre mezclas para pizzas y alimentos congelados, que se entregan en 60 países.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?