Oficialistas. Moreno, extrañado por el núcleo duro de industriales defensores del modelo