CAME. Moviliza la crisis a las economías regionales