Multa por no fabricar cerveza en Córdoba

CCU-Luksic deberá pagar US$ 1 millón
(0)
30 de agosto de 2001  

CORDOBA.- La Compañía Industrial Cervecera SA (Cicsa), integrante del grupo chileno CCU-Luksic, se apresta a apelar la multa de un millón de dólares que le aplicó un juez por no haber puesto en funcionamiento la fábrica de Cervecería Córdoba, que compró en quiebra judicial.

El juez civil Carlos Tale impuso la pena económica sobre la base del pliego de condiciones de la licitación que obligaban al comprador a poner en marcha la producción de cerveza en Córdoba, lo cual nunca ocurrió, ya que la bebida con la marca cordobesa era producida en Santa Fe.

El abogado de la compañía, Ignacio Garzón, anticipó que el fallo sería apelado y afirmó que no están dadas las condiciones para reanudar la fabricación de cerveza en la fábrica ubicada en el barrio Alberdi. Al respecto, el letrado explicó: "El compromiso era que nos entregaban una planta en funcionamiento el 4 de mayo de 1998, pero la transfirieron el 28 de agosto, con la maquinaria deteriorada".

En los pliegos de la licitación se determinaba la obligación de la compradora de mantener la fábrica en producción durante un período no menor a cinco años, pero en la práctica esa norma nunca se cumplió, según comprobaron inspectores judiciales. Se verificó que era utilizado como depósito de cerveza envasada por la empresa Cicsa en su planta de Santa Fe, tanto de la marca Córdoba, como de otras también producidas por la misma compañía. Antes de su transferencia, la cervecería estuvo alquilada al empresario Jorge Stabio, lo que posibilitó que se mantuviera en funcionamiento durante algunos meses y sus aproximadamente 300 trabajadores conservaran sus puestos.

Sin embargo, los altos costos y la pérdida de competitividad hicieron sucumbir los esfuerzos del empresario y la fábrica cerró definitivamente. Los empleados ocuparon durante varios meses el establecimiento para exigir la estabilidad, pero en los pliegos de licitación no se obligaba a la compradora a ocupar al personal.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?