Naftas: buscan que bajen de 10 a 15%

Es el objetivo del Gobierno, que al cerrar las exportaciones pidió reducir los precios; las petroleras esperan más detalles
Diego Cabot
Oliver Galak
(0)
9 de enero de 2008  

Ayer cada uno atendía su juego y miraba de reojo el ajeno. Un día después de que el Gobierno anunciara la prohibición de exportar combustibles líquidos y que los precios debían volver a los que exhibían los surtidores en octubre pasado, todos los sectores involucrados esperaban algún movimiento del otro.

Si las petroleras decidieran finalmente retrotraer los precios como pidió el Gobierno, tendrían que aplicar a sus productos rebajas de entre 10 y 15% en promedio, con algunos picos de más de 20%, según las distintas zonas del país y los tipos de combustibles que se comercializan.

La Secretaría de Comercio Interior, que comanda Guillermo Moreno, empezó a recibir los informes del operativo nacional que puso en marcha para conocer los datos de las estaciones de servicio. Sin embargo, no avanzó en la redacción de una norma que le sirva como herramienta para hacer retroceder los precios.

Justamente esto es lo que esperan las petroleras: una norma que les indique de qué manera y a qué valores deberán bajarse los precios. "Tuvimos conversaciones con Moreno. Ahora hay que pensar cómo se formaliza la medida. Estamos a la espera de la formalización de esta decisión", dijo Tomás Hess, director de Asuntos Públicos de Esso.

Palabras más, palabras menos, ésa fue la postura que adoptaron ayer las empresas. En YPF se limitaron a contestar que seguían analizando la medida. Desde Madrid, donde Repsol anunció una fuerte inversión en España, hubo un explícito apoyo. "Estamos dispuestos a colaborar con el Gobierno en cuestiones de abastecimiento", dijo una fuente de la empresa citada por la agencia EFE. Shell y Petrobras se mantuvieron en silencio.

No pocos especulaban ayer que no habrá ninguna resolución. Sucede que reglamentar sobre precios para llevarlos al valor de octubre se parece demasiado a ejercer un control de precios. Y en la política antiinflacionaria de Moreno siempre se habló de acuerdos de precios, nunca de control.

La forma de determinar el alcance de las rebajas podría ser objeto de duras discusiones. Una primera aproximación arroja valores de entre 10 y 15%. El dato surge de comparar un relevamiento de precios que LA NACION hizo esta semana en la Capital Federal y una docena de provincias con aquellos que la Secretaría de Energía publicó como precios promedio durante octubre.

Así, por ejemplo, mientras que hace tres meses la nafta premium se vendía en la Capital a $ 2,278 en promedio, hoy ronda los $ 2,55 (con picos de $ 2,70), casi un 12% más. La súper tuvo similares variaciones (de $ 2,017 a $ 2,25), mientras que el gasoil, que cotizaba en promedio a $ 1,631 o $ 1,747 según la calidad del combustible, hoy pasó a venderse a $ 1,90 y $ 2, respectivamente (aumentos de entre 14,4 y 16,4%).

En algunos lugares del conurbano la diferencia es aún mayor. En Avellaneda la nafta premium costaba en octubre $ 2,317 en promedio y hoy oscila entre 2,70 y 2,80 pesos: hasta 20 por ciento de suba sobre los valores a los que exige volver el Gobierno.

La mayoría de las provincias ha aumentado sus combustibles en similares proporciones, aunque sobre la base de precios más altos. En Mendoza, por ejemplo, las naftas premium ya se venden a casi $ 3,10; las súper, a $ 2,70, y el gasoil a $ 2,349, aunque las subas de los últimos meses también se ubican entre 10 y 15 por ciento.

Paralelamente, en varias zonas del país se siguen registrando casos de desabastecimiento. En Bariloche, por caso, a la falta de gasoil en la mayoría de las estaciones de servicio se sumó en las últimas horas la escasez de naftas súper y premium en algunas sucursales. En Chubut hay dos pueblos sin ningún tipo de combustible, situación que se repite en más de veinte estaciones de toda la provincia. Los valores allí, como en el resto de la Patagonia Austral, son sensiblemente menores por la exención de un impuesto, pero aun así la nafta súper en Trelew pasó, en promedio, de $ 1,519 a $ 1,899, cerca del 25% más que hace tres meses.

En el Norte también hay problemas. En los surtidores de YPF que expenden naftas premium y súper las mangueras están colgadas desde hace cuatro días. No se han registrado problemas de otras marcas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.