A mitad de semana. Navegando a dos aguas