Las grandes empresas se inspiran en las startups para no perderse el tren de la evolución