Ropa limpia, un negocio con espuma