Tres métodos poco ortodoxos a los que apelan las empresas a la hora de contratar nuevos empleados