Ni el feriado en EE.UU. frenó el impulso alcista