No convence al Senado el plan oficial de movilidad jubilatoria

Las internas en el seno del PJ dificultan la sanción del proyecto del Ejecutivo
Gustavo Ybarra
(0)
23 de septiembre de 2008  

El director ejecutivo de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), Amado Boudou, admitió ayer en el Senado que no tiene los datos sobre cómo impactará la fórmula de movilidad de las jubilaciones y sumió en un mar de dudas a por lo menos media docena de legisladores oficialistas que no terminan de convencerse sobre las bondades del proyecto cuya sanción reclama el Ejecutivo. En este contexto, la reunión de bloque que el kirchnerismo celebrará esta tarde será clave para saber el futuro de la iniciativa, que podría volver en segunda revisión a la Cámara de Diputados si el Senado decide modificarla.

"A mí me dejó muchas dudas. Además, Boudou no ofreció ninguna cifra de cómo impactará la fórmula, que era para lo que le habían pedido que viniera", afirmó la senadora Elena Corregido (PJ-Chaco). La chaqueña integra una nómina de oficialistas críticos, que incluye además a la salteña Sonia Escudero, los chubutenses Marcelo Guinle y Silvia Giusti, y los santafecinos Roxana Latorre y Carlos Reutemann.

Este nivel de disidencia interna prendió las luces de alerta en la bancada oficialista, en la que ayer se admitía que había dificultades para reunir el número suficiente para aprobar en el debate en particular el artículo que contiene la controvertida fórmula de actualización propuesta por el Gobierno. Sin embargo, desde la jefatura de bloque, a cargo de Miguel Pichetto (Río Negro), se ordenó ayer avanzar con la firma del dictamen y con la intención de aprobarlo sin cambios en la sesión prevista para mañana.

En su segunda visita al Senado para discutir el proyecto de movilidad, Boudou volvió a encerrarse en su negativa a ofrecer ejemplos concretos de cómo impactará la fórmula de actualización. Cuando la tucumana Delia Pinchetti (Fuerza Republicana) le pidió que dijera cuál será el primer aumento que recibirán los jubilados en marzo próximo, el director de la Anses admitió no tener la información requerida y se negó a entrar en detalles al aducir que no quería general falsas expectativas. "Con un tema tan sensible, dar un resultado es jugar con las expectativas de los adultos mayores", afirmó.

Acto seguido, el funcionario agregó: "Cuando tenga los números le voy a poder decir de cuánto es el aumento". Boudou también se negó a realizar un ejercicio hacia atrás, es decir, a aplicar la fórmula con datos de 2005 a 2007, tal como le reclamó la porteña María Eugenia Estenssoro (Coalición Cívica). "Aplicar la fórmula a años anteriores no tiene ningún sentido, saldría una fórmula distorsionada porque en ese momento se incrementó la tasa de beneficiarios a un ritmo que no se ajusta a la demografía", argumentó en alusión a 1,8 millones de nuevos beneficios que se crearon durante las dos administraciones kirchneristas.

Horas decisivas

Lo concreto es que la visita de Boudou no sirvió para despejar las dudas sobre la efectividad del sistema de ajuste de las jubilaciones que propone la Casa Rosada. "La fórmula es confiscatoria", afirmó el radical Gerardo Morales (Jujuy), presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión en la que se discutió, junto con la de Presupuesto y Hacienda, el proyecto desde que la Cámara baja lo aprobó, hace poco más de dos semanas. El peronista disidente Adolfo Rodríguez Saá (San Luis) fue más terminante: "Esta fórmula no sólo no se entiende, sino que se presta a la arbitrariedad".

Pero el futuro del proyecto pasa por el bloque kirchnerista. Pichetto admitió ayer ante otros jefes de bloque que tenía problemas de número para aprobar la fórmula de actualización.

Anoche, el panorama no parecía más alentador que antes de la visita de Boudou. "Tenemos 35 votos seguros", afirmó un vocero de la bancada oficialista, y admitió que en este momento la iniciativa sólo la apoya el núcleo duro kirchnerista. El escenario se presenta muy similar al registrado en la previa del debate de las retenciones móviles. A favor del kirchnerismo juega el hecho de que el salteño Juan Carlos Romero, que votó en contra del proyecto del Gobierno, se encuentre de licencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.