Serio pero no solemne. No es tan fácil maniatar los gastos del Gobierno