Ratifican que sólo bajarán los tributos vinculados con la inversión. No habrá rebajas impositivas para los créditos hipotecarios