Opinión. No hace falta ir al Fondo