"No quise reemplazar a Cavallo"

Daniel Marx seguirá como asesor para el canje; Kiguel trabajará en el diseño de estrategias
(0)
15 de diciembre de 2001  

"Me pidieron que no dejara colgado el canje." De este modo, el renunciante viceministro de Economía, Daniel Marx, explicó anoche a LA NACION por qué se quedará por un tiempo limitado como asesor del Palacio de Hacienda en algunas cuestiones técnicas relativas a la reestructuración de la deuda global de la Argentina.

Marx, que ayer presentó su renuncia al cargo de secretario de Finanzas, dijo que nunca trabajó para reemplazar a Cavallo y dejó entrever que no será fácil eludir el fantasma de la cesación de pagos formal (default).

El viceministro será reemplazado por el jefe de asesores, Guillermo Mondino, mientras que el economista Miguel Kiguel ocupará el cargo de este último. Estos movimientos fueron definidos ayer en el Palacio de Hacienda en una jornada convulsionada, ya que al mediodía se había decidido que la Subsecretaría de Financiamiento, a cargo de Gustavo Stafforini, quedara bajo la órbita de la Secretaría de Hacienda. A esa hora ya se sabía que Kiguel no sería secretario de Finanzas por dos importantes motivos:

  • Prefería estar en la retaguardia del canje y ayudar al diseño de la política económica. En este sentido, Kiguel no es un defensor a ultranza de la convertiblidad o la dolarización, sino que cree que hay que tomar medidas "complementarias" para sostener uno y otro sistema. Si se optara por el actual, habría que hacer un gran ajuste porque no es posible mantener las restricciones financieras por mucho tiempo más, cree Kiguel.
  • Como presidente del Banco Hipotecario, cargo que dejó, podía recibir alguna acusación de incompatibilidad de funciones por la ley de ética pública, ya que el Gobierno tiene acciones en esta entidad bancaria, que son administradas por el área de Financiamiento.
  • Mientras se acordaban los nuevos papeles en el equipo económico, Marx no dejaba de atender los teléfonos: lo llamaron desde el subsecretario del Tesoro norteamericano, Nicholas Brady, hasta la dueña de Loma Negra, Amalia Lacroze de Fortabat. Y dialogó con LA NACION.

    - ¿Qué hará ahora?

    -Antes que nada, voy a pensar. Mi renuncia ya está presentada, pero me pidieron que no dejara abandonado el canje.

    - ¿Por qué renunció?

    -Hay temas en los que creo y quiero que se hagan. Por eso es mejor dejarlo ahí...

    - ¿Esas diferencias no le quitan sentido a que siga como asesor?

    -No, porque voy a tener mayor libertad.

    - ¿Qué elementos se necesitan para que el canje global sea exitoso?

    -Dependerá mucho de la presentación de los números fiscales de los próximos años.

    - ¿Se puede evitar el default?

    -Es un tema que hay que manejar.

    -¿Qué sensación le queda luego de haber trabajado con tres ministros?

    -La de haber trabajado con mucha fuerza a pesar de las circunstancias díficiles, aunque siempre quedan cosas por hacer.

    - Una de ellas es ser ministro...

    -Nunca trabajé para reemplazar a Cavallo. No quise reemplazarlo.

    Cerca del saliente viceministro desmentían que el debate "dolarización versus pesificación" haya enfrentado a Marx con Cavallo. En este sentido, fuentes cercanas al ministro indicaron a LA NACION que se puede dolarizar "uno a uno" con el actual nivel de reservas y dijeron que esta medida podría provocar un mayor nivel de confianza. Sin embargo, pusieron en duda que en los próximos días se permita que salarios e impuestos se puedan pagar en dólares.

    En la misma sintonía, en el entorno del ministro relativizaron el papel de Kiguel como "puente" entre Cavallo (y el Gobierno) y el menemismo en favor de la dolarización. "Eso es hilar demasiado fino; la entrada de Kiguel es para sumar a alguien con buen contacto con los organismos internacionales", dijo un integrante del equipo económico.

    En Economía están conformes con el papel constructivo que adoptó el ex presidente Menem, pero reconocen que para que se aprueben el presupuesto y la coparticipación federal necesitan el acuerdo de otros sectores del Partido Justicialista con más poder real.

    Mientras se dirime la interna del peronismo, trabajan contra reloj con el fin de lograr un mínimo consenso político que lleve al Fondo Monetario Internacional a destrabar el resto de los fondos del blindaje.

    Siga todas las repercusiones de las nuevas medidas económicas a través de la Cobertura especial de LA NACION LINE.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.