Per cápita. No se larga la lluvia de hamburguesas