Suscriptor digital

No se ofrecerán incentivos fiscales para ir a la Bolsa

Según Marx, ésa no es una solución para evitar que las empresas se vayan.
Javier Blanco
(0)
21 de marzo de 2000  

El Gobierno no ofrecerá incentivos especiales para que nuevas empresas accedan a abrir su capital a la Bolsa y ayuden a repoblar la pizarra porteña, que padece por el éxodo de cotizantes, según confirmó el secretario de Finanzas, Daniel Marx.

Ante una consulta específica de La Nación , el funcionario salió al cruce de las expectativas que se habían creado en el mercado luego de que el Gobierno decidió mediar en el conflicto creado entre la Bolsa y los bancos que operan en el Mercado Abierto Electrónico (MAE).

El protagonismo que la gestión oficial tomó a comienzos de mes alentó la esperanza entre los operadores de que el Gobierno accediera a crear una tasa diferencial en el impuesto a las ganancias, como demandan los agentes para reactivar la operatoria bursátil.

Según la propuesta que elevaron los representantes de la Bolsa, esa alícuota debería ser hasta cinco puntos menor de la del 35% que rige desde la última reforma tributaria, un nivel que le permitiría hacer las veces de anzuelo para convencer a más empresas a que se animen a cotizar.

En cinco años, más de 80 empresas retiraron sus nombres de los paneles del recinto ubicado en 25 de Mayo y Sarmiento. Pero esa tendencia se agravó en los últimos meses cuando alcanzó a las grandes compañías del Merval, el panel de las líderes locales, lo que inexorablemente tiende a deprimir los volúmenes negociados.

Esta realidad, el hecho de que algunas compañías locales que abren su capital optan por hacerlo directamente en Wall Street, encendió señales de alarma entre los operadores que se esperanzaron en lograr un apoyo activo del Gobierno para revertir la situación.

Pero la ilusión tuvo corto vuelo. Marx dijo a La Nación que en la agenda que examina la comisión creada para reformular el mercado de capitales "no figura la posibilidad de que se ofrezcan esta clase de incentivos", a la vez que no los consideró "una solución". El funcionario dijo que "lo que sirve para recrear el mercado es pulir los mecanismos de transacciones, mejorar la transparencia y competitividad y hacer una revisión integral del marco jurídico (mejorar la protección de las minorías y el derecho de receso, etc.) y no andar creando artificios".

Marx se excusó de brindar más detalles sobre los temas que analizan los que dio en llamar "grupos de estudio" al explicar que "no es conveniente negociar a través de los medios". La referencia aludió a un compromiso de confidencialidad que asumieron los distintos sectores luego de los inconvenientes que la difusión de las posturas asumidas por cada uno de ellos estuvieran a punto de hacer truncar el diálogo abierto.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?