Columnista invitado. ¿Nuestros próximos errores?