Nuevo freno para la venta de Disco

Un juez dictó una orden de no innovar
(0)
26 de febrero de 2004  

La venta de la cadena de supermercados Disco por parte del grupo holandés Royald Ahold volvió a sufrir ayer un traspié judicial, luego de que la justicia uruguaya ordenó inhibir cualquier transferencia hasta aclarar la compra del paquete accionario al grupo de los hermanos Peirano, según informó la agencia Télam.

Mientras continúan las negociaciones del grupo holandés Ahold para desprenderse de Disco, el juzgado comercial de primera instancia N° 12, a cargo de Juan Manuel Ojea, notificó ayer a la cadena de supermercados una medida judicial dictada en Uruguay "consistente en la prohibición de venta de las acciones de Disco y (su controlada) DAIH".

La medida persigue revocar la compra de acciones de Disco que Ahold realizó en su momento al Grupo Peirano, cuyo fraude bancario y empresarial conmovió a Uruguay en 2002 y llevó a prisión a los hermanos que encabezaban el consorcio.

Según fuentes cercanas a la negociación citadas por Télam, la notificación de ayer no contiene los defectos formales que contenían intentos anteriores, como las que habían cursado meses atrás Cristina Maeso y Julio Kneit, que hoy se encuentran procesados a pedido de Ahold por el delito de amenazas.

La inhibición dictada por la justicia argentina se viene a sumar así a la larga lista de obstáculos que enfrenta la venta de Disco.

Golpe a golpe

Hace ya un año, el grupo holandés anunció la venta de varias de sus filiales internacionales, entre las que figuraba Disco. Sin embargo, a medida que se iban concretando las ventas en otros países, como Perú, Paraguay, Chile y España, en el caso de la Argentina la operación fue sumando fracasos.

El primero fue la sorpresiva decisión del grupo chileno Cencosud de bajarse de la operación, después de que había firmado un preacuerdo de compra. En su caso, los chilenos desistieron de la adquisición debido a que sus socios en la operación -la Corporación Financiera Internacional (CFI) y un par de fondos de inversión norteamericanos- decidieron a último momento dar marcha atrás, debido a los problemas legales que enfrenta Disco no sólo en Uruguay, sino también en la Argentina. La cadena de supermercados arrastra una millonaria deuda con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

El segundo gran golpe para los holandeses llegó hace menos de un mes, cuando el grupo francés Casino también decidió bajarse de la operación, en la que estaban asociados con el empresario local Francisco de Narváez.

En este caso, los franceses nunca señalaron las razones que los hicieron cambiar de opinión.

Más allá de la decisión de sus socios, Narváez continúa las negociaciones con Ahold y es hasta ahora el único que reconoció públicamente su interés por quedarse con la compañía. Sin embargo, fuentes cercanas al grupo holandés dejaron trascender que Cencosud también habría vuelto a la carga por Disco.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.