Alquilar por horas en lugar de comprar bienes: del concepto del tener al de usar según la necesidad

El fenómeno de la "servificación" avanza en el mundo con diferentes productos; en la Argentina el foco está, por ahora, en las opciones de movilidad
Ana Belén Ehuletche
(0)
3 de noviembre de 2019  

Hay un fenómeno que crece a similar ritmo que la digitalización, la incorporación de tecnologías de conectividad y la automatización de procesos. ¿De qué se trata? De la tendencia a contratar el uso temporal de productos, en lugar de comprarlos.

Hace poco menos de dos años, el CEO mundial de Mercedes-Benz, Dieter Zetsche, advirtió que para 2020 la industria automotriz global comenzará a verse afectada por un nuevo paradigma, que coloca a la utilidad del bien por encima del hecho de ser su propietario. Identificó a Tesla, Google, Apple y Amazon como los principales rivales del sector. "La gente ya no va a querer tener un auto; llamará a un automóvil con su teléfono, el sistema le mostrará su ubicación y lo llevará a destino, no tendrá que estacionarlo y solo pagará por la distancia conducida", explicó Zetsche.

El directivo refería a la "servificación", un fenómeno que ocurre cuando la compra de un bien ya no es rentable y, entonces, se pone el foco en el valor de su uso como un servicio. "Hoy, esto es posible tecnológicamente gracias a un sistema de aplicaciones móviles, a la geolocalización y a los pagos electrónicos", explica a LA NACION Sergio Candelo, COO de Snoop Consulting.

Existen en el mundo experiencias con diversos productos, como herramientas, equipos médicos y artículos para el hogar. En la Argentina, son los servicios de movilidad los que comienzan a moverse para dar paso a esa alternativa. Empresas que producen autos, como Toyota y Nissan, ofrecen el servicio de alquiler temporal de vehículos, por minutos o por hora, y la firma Grin lanzó su servicio de renta de monopatines. "Estamos en una transición hacia lo digital; lo relacionado con poseer se desprecia, incluso la propia tecnología, porque prevalece la utilidad de las cosas frente a la propiedad", afirma Candelo.

"Las personas buscan principalmente una solución de movilidad y no 'ser dueño' de un bien durable", comenta Luis Alberto Pérez Ettedgui, director de Marketing de Nissan Argentina. El sector automotriz ha sido pionero en capitalizar esa demanda y ofrece servicios de alquiler de vehículos para lo que se denomina la "primera y la última milla", en las principales ciudades del mundo.

"El servicio apunta a integrar el auto a la necesidad de transporte de cada usuario, mediante el alquiler por minuto del vehículo, pudiendo buscar un auto en un punto determinado, devolverlo en otro y pagar solamente por el tiempo de uso, ya que el combustible está incluido en el precio", describe Pérez Ettedgui. En el caso de Nissan se accede a través de una app, que se vincula a una tarjeta de crédito y que permite identificar el vehículo más cercano por geolocalización, abrirlo por medio de un código QR y cobrar directamente a la cuenta del usuario.

En la Argentina, Nissan se asoció con la empresa de carsharing Awto. "Es muy práctico y fácil de usar; el usuario solo debe registrarse, encontrar el estacionamiento más cercano y retirarlo, el auto se abre con la aplicación y las llaves se encuentran en su interior", agrega Mariano Segarra, founder & CEO de Awto

Este servicio está disponible en 35 puntos estratégicos de la ciudad de Buenos Aires y del conurbano, como aeropuertos, shoppings, supermercados, parkings y universidades. "El carsharing se instala globalmente para cambiar el paradigma de la movilidad: las ciudades empiezan a promover una conectividad más simple y consciente", destaca Segarra.

En 2018, luego de realizar un focus group, Toyota encontró que una gran cantidad de personas no están interesadas en comprar un auto, pero sí lo necesitaron en situaciones puntuales. Y, por otro lado, hay usuarios que tienen un auto y que, por diversos motivos, prefieren usar una camioneta para sus vacaciones. Por eso, la firma comenzó a ofrecer su servicio de renta de vehículos.

En el caso de Toyota las bases son los concesionarios que "dan resguardo a la calidad a la que apunta la marca", afirma Juan Ortega, director del proyecto Mobility Services y cuenta que planean cubrir todas las provincias del país para fin de año y expandirse a Brasil y Uruguay. "La propuesta resulta atractiva y es parte de prepararnos para el futuro, que tendrá más relación con ser proveedores de servicios de calidad que con vender un producto", revela.

En los primeros ocho meses de servicio, la automotriz relevó que 33% de los usuarios no posee un auto y que del 67% restante, solo 27% es dueño de un Toyota. "Estamos llegando a potenciales compradores que pueden probar nuestros productos de un modo mucho más confortable", destaca Ortega. Y aclara que "dista mucho la experiencia de probar un auto a través de un concesionario, de la que se genera cuando se plantea una situación de uso real".

La era del monopatín

Tras la incorporación progresiva del servicio gratuito de bicicletas como parte del Sistema de Transporte Público de la Ciudad de Buenos Aires, a partir de mayor aparecieron monopatines para alquilar en varios barrios porteños. El servicio de la empresa Grin, por ejemplo, tiene un costo de desbloqueo de $15 y cada minuto de uso cuesta $8. "El viaje tipo es de entre 10 y 15 minutos, lo que marca un recorrido de 2 a 4 kilómetros", cuenta Iván Amelong gerente general de la compañía en la Argentina. Y agrega que la idea es que el usuario "tenga flexibilidad para moverse y combinar formas de movilidad según su conveniencia" en cada momento.

Los requisitos para hacer uso de los monopatines son ser mayor de 16 años y usar casco, según comenta Amelong. "Es un servicio nuevo, que impone nuevas reglas de juego en la ciudad. Por eso, es importante educar a los usuarios para que se tome como un medio de transporte más", añade.

Candelo explica que la tecnología vuelve más democrático el acceso a bienes, a la vez que modifica los patrones culturales y de consumo. En paralelo, se avanza en el desarrollo de sistemas que generan menos emisiones de gases contaminantes, lo que ayuda a disminuir los daños producidos por la actividad humana al medioambiente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.