Nuevo reclamo externo por un mayor superávit

La Unión Europea y el Fondo Monetario solicitaron al país aumentar el ahorro para así poder alcanzar un acuerdo con los acreedores
(0)
25 de abril de 2004  • 17:57

WASHINGTON.- Los países miembros de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) solicitaron a la Argentina que disponga medidas para contar con un superávit fiscal "más ambicioso" para atender, de esta forma, un rápido arreglo de la deuda pública en default.

Al concluir en la capital estadounidense la Asamblea del FMI, el ministro de Finanzas de Irlanda, Charlie McCreevy, afirmó hoy que la "Argentina debe aspirar a un superávit fiscal primario más ambicioso en los años venideros, así como a un esfuerzo de reformas estructurales más ambicioso en el mediano plazo".

En su rol de vocero de los ministros de Economía y Finanzas de Europa, McCreevy afirmó a la agencia AFP que de adoptar, por parte del gobierno argentino, medidas de este tipo, "aumentaría la confianza externa, fortaleciendo así el crecimiento a largo plazo y la sustentabilidad de la deuda" que el país tiene en default desde enero de 2002.

El funcionario irlandés expresó estos conceptos en el marco del discurso realizado ante el Comité Financiero y Monetario Internacional del Fondo Monetario (CFMI), durante el tradicional encuentro de primavera que cerró hoy en Washington.

Por otra parte, McCreevy invitó a la Argentina "a seguir trabajando de manera constructiva con el FMI y a aumentar sus esfuerzos para llegar a un acuerdo de colaboración con los acreedores sobre una reestructuración de la deuda sostenible, que alcance un amplio apoyo de los acreedores".

Ayer, Anne Krueger, directora gerenta interina del Fondo, había asegurado que la Argentina mantiene un compromiso formal, dentro del acuerdo cerrado con el organismo, para incrementar el superávit fiscal primario por arriba del tres por ciento de su producto bruto interno.

"El gobierno (de Néstor Kirchner) ya se comprometió a tener una tendencia creciente" en el superávit fiscal primario, reconoció Krueger en Washington, pese a que esta posición fue fijada "sin especificar un número" en la meta a alcanzar.

Sin embargo, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, hizo pública su posición: "la política para utilizar el superávit es la misma del año pasado, reducción de impuestos o suba de gastos en sectores sociales sensibles y en sectores productivos sensibles".

En el marco de la Asamblea del FMI y pese a los reclamos formulados, McCreevy destacó la actitud asumida por la gestión Kirchner en la negociacion de la deuda y aseguró que "damos la bienvenida al compromiso de las autoridades argentinas a establecer un calendario y un proceso destinado a asegurar negociaciones significativas con todos los representantes de los grupos de acreedores".

El FMI y los responsables económicos del Grupo de los Siete países más ricos (G7) también pidieron a Argentina cumplir con lo prometido en su programa económico y acelerar la reestructuración de su deuda con acreedores privados.

El CFMI llamó a Argentina "a seguir trabajando para la implementación total de las políticas y contenido de su programa de recuperación económica destinado a fortalecer el crecimiento".

Krueger, que tiene previsto reunirse este domingo con Lavagna, sostuvo que en la Argentina "una expansión más robusta de la actividad dependerá de manera crítica del progreso en restaurar la sustentabilidad fiscal", incluida la reestructuración de la deuda, el fortalecimiento del sistema bancario y la resolución de "problemas en el sector de la energía".

Fuentes: DyN y AFP

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.