Estrategias para potenciar los recursos de bolsillo en épocas de alta inflación

El poder adquisitivo de los salarios se vio impactado por la inflación
El poder adquisitivo de los salarios se vio impactado por la inflación Crédito: Shutterstock
Recomendaciones para invertir una parte de los ahorros, con la mira puesta en compensar parte de la pérdida del poder adquisitivo
Mónica Fernández
(0)
17 de abril de 2019  

Lejos de aquietarse, como en algún momento se había proyectado para el segundo trimestre, la tensión de variables financieras y económicas escala en intensidad. Tarifas y precios que vuelan y el peso que pierde por goleada. El combo es letal para el ingreso de las familias y se impone una estrategia pensada para sacarles algo más de valor a los ahorros y hasta al salario durante el mes para compensar la pérdida de poder adquisitivo.

Financiarse con la tarjeta de crédito no debe ser una opción. Las tasas de interés que aplican los plásticos a quienes no paguen a fin de mes el total de sus gastos son, en el mejor de los casos (para las carteras de menor riesgo), del 110%/120% anual.

El desafío planteado a los tres economistas consultados por la nacion es doble: por un lado, cómo proteger los ahorros de acá a las elecciones, y por el otro, cómo "potenciar", aunque sea mínimamente, el salario para llegar a fin de mes con algo extra en el bolsillo.

José Ignacio Bano, gerente de asesores financieros de InvertirOnline (IOL), lanza antes de desgranar cualquier recomendación una pregunta clave: "¿El lector piensa que la vida financiera continúa -si bien con volatilidad- normalmente, o espera el fin de los tiempos?", entiéndase una crisis financiera económica que saque a la Argentina nuevamente del campo de juego. "No es tan extraño encontrar quienes imaginen el peor de los escenarios, aunque yo no veo un horizonte así", afirma Bano, y deja sobre la mesa la única estrategia posible para este tipo de ahorristas/inversores: "Invertir en títulos públicos de activos libre de riesgo como bonos de los Estados Unidos. Rinden cerca de 3% anual en dólares".

"Superan entonces a las dos alternativas más conservadoras que existen en el mercado local: plazos fijos en dólares, que generalmente no llegan al 1% de rendimiento anual, y guardar los dólares en la caja de seguridad, que tiene directamente una rentabilidad negativa por el costo de mantenimiento, que supera los $400 por mes", aclaran en InvertirOnline.

Definir un plan

Ahora bien, puesto a sacarle un plus al dinero localmente, la primera decisión es pesos o dólares. Luego de definir cuándo se va a necesitar ir retirando la renta de esa inversión (si es, por ejemplo, para complementar salario o pagar algún gasto ya previsto en tres o seis meses) o si se puede dejar a más largo plazo. En función de eso serán los riesgos a asumir por el ahorrista.

"Creemos que hay que ser cauteloso en el manejo de las posiciones financieras. Apuntamos a una estrategia diversificada en moneda y riesgo, con una administración activa a lo largo de los meses a medida que se suma información y/o noticias tanto políticas como lógicamente del comportamiento y resultado de la política monetaria y fiscal", analiza Sabrina Corujo, directora de Portfolio Personal Inversiones (PPI), para los meses que nos separan de las elecciones presidenciales.

Cristian Brau, portfolio manager de SBS Fondos de Inversión, subraya también la administración activa, que en definitiva es estar muy atentos para hacer cambios de inversión, y aporta que "el programa de ventas de divisas del Tesoro a partir de este mes debería tener un impacto relevante en el mercado de cambios debido a dos factores fundamentales: 1) su tamaño (representa más del 20% de la base monetaria) y 2) porque las principales fuentes de demanda de divisas deberían de permanecer débiles en el mediano plazo (actividad, turismo)".

"No obstante -aclara- queda abierta la demanda de moneda por factores de atesoramiento: dolarización de portafolio. Fenómeno que tiende a maximizarse en años electorales. Consecuentemente, mantenemos un sesgo dolarizado en las carteras, reconociendo oportunidad de corto plazo en productos en pesos".

Cuestión de tiempo

Bano, de IOL, es claro con su estrategia: "El principal obstáculo que tiene que sortear el inversor es la inflación que no se logra contener. Por eso lo mejor es comprar títulos ajustados por CER ,como las Leces o los bonos Boncer".

"Para quien necesita flujo (por ejemplo, para complementar su salario mes a mes), aprovechar las tasas actuales de 49% anual que rinden las Lecap es una excelente oportunidad", dice Bano, y agrega: "Respecto de los bonos ajustados por CER, el Boncer 21 (TC21) es el más recomendable. Tiene un rendimiento superior al 10% por sobre la tasa de inflación. O sea, no importa cuánto sea la inflación, el inversor tendrá una rentabilidad real de 10% anual".

Si la estrategia la plantea un individuo que tienen dólares ahorrados y que para ir a las Lecap, por ejemplo, tiene que pasarse a pesos el riesgo es perder frente a la suba del tipo de cambio. Sin embargo, según un cálculo realizado por el ejecutivo de IOL, a un plazo de un año y teniendo en cuenta una devaluación mensual del 3%, con la tasa en pesos se saca una leve ventaja.

Los fondos comunes de inversión (FCI) son también una opción muy recomendada. "Los FCI pueden resultar un buen vehículo. Hay opciones en pesos y en dólares. Dentro del perfil más conservador, los rendimientos incluso coinciden o mejoran respecto de colocaciones tradicionales (plazo fijo) con la ventaja de liquidez inmediata", aconseja Corujo.

Brau, despliega su análisis, pero antes resalta la importancia de que cada individuo haga el ejercicio de identificar cuáles son sus gastos mensuales, cual es su nivel de ingreso y por tanto tener presente cuánto de este último será consumido a lo largo del mes y cuánto se puede atesorar en un activo financiero.

Aclarado el punto anterior, Brau advierte sobre el riesgo de comprar dólares a principios de mes para ir vendiéndolos luego: "Sin planificación necesaria (cuánto ingresa, cuánto gasto), esta persona puede comprar divisas a principios de mes para ir vendiendo a mitad de mes una parte para pagar la tarjeta. Probablemente este inversor arranque perdiendo de inicio cuando tenga que vender por la diferencia entre el tipo comprador y tipo vendedor aun cuando la tendencia del tipo de cambio sea alcista".

"Para este perfil conservador, probablemente lo más conveniente sea dejar una porción del ingreso en opciones en pesos de baja volatilidad, como son los FCI T+0 o T+1 (llamados de dinero o money market), e ir rescatando a lo largo de los días en la medida en que se va necesitando". "Para el remanente, si el deseo es mantenerse dolarizado la mejor opción para el ahorro de ?corto plazo' (por ejemplo pago de vacaciones) son los fondos de letras en dólares, que brindan liquidez y aportan un interés reducido, pero acorde con la volatilidad que muestran", agrega el especialista.

Opción verde

Para la parte de la cartera que se decida dolarizar, la estrategia más escuchada entre los expertos para inversores que asumen bajos niveles de riesgo son las Lete en dólares, instrumento con 4,5% de rendimiento anual.

"Nuestra recomendación hoy es mantener una cartera balanceada en un 25% en pesos y 75% en dólares". Para la porción en moneda extranjera propone: Lete en dólares, con tasa mínima garantizada en las últimas colocaciones primarias de 4,5% anual, y para aquellos que estén dispuestos a asumir una mayor volatilidad -y entienden el escenario al que se exponen (en especial, en términos políticos)- la curva media (mediano plazo) de bonos en dólares soberanos y subsoberanos se presenta como oportunidad con rendimientos elevados y posibilidad de compresión de spread importante en caso de un escenario en el que se despeje la incertidumbre sobre una continuidad política del actual gobierno".

Más allá de las Lete, "el salto a un bono como el AO20 parece muy largo porque vence un año después de que ingrese el nuevo gobierno. El mercado así lo descuenta en el precio, pasamos de rendimientos de 4,5% en Lete a más de 13,5%", advierte Bano. Una opción para un perfil menos conservador.

La eterna duda: dólares o tasas

Jose Bano, de IOL, analiza las opciones que tiene un individuo con US$20.000 ahorrados y que se enfrenta a la necesidad de vender todos los meses algo de ese ahorro para llegar a fin de mes.

Escenario 1

La persona se queda con los dólares, los invierte durante un año a la tasa de 4,5% anual de las Lete (0,375% mensual) y consume todos los meses US$200. En ese escenario, termina el año con US$18.469 (en vez de los US$17.600 que tendría si no invierte)

Escenario 2

Pasa los dólares a pesos y los invierte en Lecap (3,5% mensual) y consume los US$200 mensuales que necesita para vivir. Al cabo de un año, vuelve a pasarse a dólares. Suponiendo una devaluación de 3% mensual, podría comprar US$18.732. Bajo este cálculo, conviene pasar a pesos y aprovechar las tasas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?