Obras públicas por $ 6000 millones

El ministro dijo que el principal problema es la administración de los fondos; pidió al sector que acepte el costo de la crisis
(0)
23 de mayo de 2003  

Fue como invitado de honor, pero no por ello el ministro de Economía, Roberto Lavagna, se privó de hostigar a los empresarios que ayer lo esperaron para compartir un almuerzo en la Cámara Argentina de la Construcción (CAC).

De todos modos, Lavagna matizó las llamadas de atención con el anuncio de que el gobierno del presidente electo, Néstor Kirchner, que asumirá pasado mañana, contará con $ 6000 millones para poner en marcha obras de infraestructura y dijo que en el mediano plazo no se utilizarán fondos de las AFJP con ese fin.

"Con el presidente electo compartimos la idea de que es necesario consolidar la recuperación de la economía, pero hay que hacerlo, además, con empleo, y no hay ningún otro sector como la construcción que cumpla con esa premisa", dijo ante dos centenares de representantes de pequeñas, medianas y grandes empresas de la construcción que esperan volver a encender sus máquinas.

Lavagna entiende que los recursos están muy bien definidos: $ 3500 millones contemplados en el presupuesto, $ 1000 millones de los fondos fiduciarios específicos y $ 800 millones de créditos otorgados por los organismos internacionales y disponibles para desembolsar.

"Si bien los recursos son escasos, no es cierto que la falta de financiación sea el problema. El mayor problema es de management, de administración de esos fondos", disparó.

Fue en ese momento cuando les dijo a los empresarios que tendrán que aceptar el "costo hundido" que provocó la crisis y apartarse de la política de decirle (al Estado) "primero paguen y después empezamos", porque si no, advirtió, seguirán los obstáculos para el crecimiento, dijo ante la mirada helada del auditorio. "Muchos sectores se resisten a aceptar que en la crisis hubo un costo hundido, y que hay que asumirlo para poder empezar a remontar la situación. Todos hemos perdido algo", repitió.

Para Arturo Acevedo (Acindar), las palabras del ministro "son sensatas. ¿Qué otra alternativa hay?", preguntó. En cambio, otro empresario -que prefirió la reserva- cree que el cuestionamiento roza lo filosófico. "¿Cómo voy a reponer mi capital de trabajo si no puedo cobrar lo que me deben?", planteó.

Reclamos para el almuerzo

Antes de sus palabras, el ministro tuvo claro el tenor que tendría el encuentro. Durante su presentación, Eduardo Baglietto, titular de la CAC, halagó la capacidad demostrada para "timonear la feroz tormenta". Pero dejó en claro de inmediato que lo decía "a pesar de que a nosotros mucho, mucho, no nos ha podido ayudar".

Después de los palmitos y el jamón crudo, todos apuraron el pollo a la crema para que el momento de las preguntas no se hiciera esperar. Lavagna compartió la mesa con Baglietto, Aldo Roggio, Monir Madcur, Gregorio Chodos y el gremialista Gerardo Martínez. Muy cerca, estuvo Amalia Lacroze de Fortabat.

Fue ahí cuando los empresarios hicieron reclamos específicos y preguntaron detalles del promocionado plan de obras públicas. Lavagna se excusó de darlos, pues los trabajos serán el eje del Ministerio de Planificación Federal, que liderará Julio de Vido, ausente ayer con aviso. "Estoy decidido a apoyar el plan siempre y cuando no desestabilice y modifique el plan económico que tenemos", les dijo a los ejecutivos.

Después, sobre la participación de las AFJP, opinó que "conceptualmente es muy razonable la posible utilización de los fondos porque las pensiones y jubilaciones manejan flujos de largo plazo, que dan tiempo a recuperarlos. Es perfectamente posible", dijo. Sin embargo, sostuvo que sólo sería posible en el marco de una reforma general del sistema previsional. Por las dudas, aclaró que "el Estado no va a robar más los fondos de las AFJP, que están invertidos en bonos públicos en una proporción de entre 75 y 80 por ciento".

Cuando le pidieron que dispusiera un monto mayor para la utilización de Boden para la construcción (se habilitó un cupo de $ 300 millones) se le acabó la paciencia. "¿Por qué primero no esperan que se termine esa plata y después vemos? ¿O la prórroga que se dio no la pidieron ustedes?" Ayer, en tanto, Economía convocó a una nueva licitación para la aplicación de Boden 2012 en la construcción de viviendas individuales.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.