Compras. Ocho de cada diez argentinos restringieron su consumo