Olivera se opone a que el Nación sea privatizado

Asumió como presidente; lo acompañará Lorenzo Donohe
(0)
31 de octubre de 2000  

El nuevo presidente del Banco de la Nación, Enrique Olivera, dijo ayer que la entidad oficial "seguirá siendo íntegramente estatal, aunque habremos de trabajar en otras líneas de negocios en las que la entidad podrá estar asociada al sector privado". Además, sostuvo que la entidad continuará con la línea de su ex titular (Chrystian Colombo) y que seguirá apoyando a las pequeñas y medianas empresas.

Olivera fijó así posición en su discurso de asunción de su nuevo cargo, concretada ayer al mediodía. EL acto fue encabezado por el presidente Fernando de la Rúa.

De este modo, Olivera reemplaza a Chrystian Colombo, que desde el último 6 de octubre pasó a ocupar el cargo de jefe de Gabinete.

El Banco Nación, propiedad del Estado, es el mayor del país y tiene un patrimonio neto de más de 1445 millones de dólares. Cuenta con 617 sucursales, el 14,53 por ciento de los depósitos totales y el 11,49 por ciento de los préstamos.

Ayer también asumió como vicepresidente de la entidad Lorenzo Donohe, que ya era director del Banco en representación del Frepaso. Además, Guillermo Busso regresó al directorio de la entidad, tras su corto paso por la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa.

Durante la ceremonia estuvieron Colombo y los ministros de Relaciones Exteriores, Adalberto Rodríguez Giavarini; de Economía, José Luis Machinea; de Trabajo, Patricia Bullrich; de Justicia, Jorge de la Rúa, y el presidente del Senado y virtual vicepresidente de la Nación, Mario Losada.

Para Machinea, Olivera "va a poder afrontar con éxito el desafío que significa hacer del Nación un banco moderno, más solvente y capaz de competir en una economía globalizada".

Según dijo el titular del Palacio de Hacienda, el Nación es un instrumento importante para la política económica de la Argentina. "Es una herramienta fundamental para el desarrollo de las Pyme y de las economías regionales", consideró.

El nuevo titular del Banco de la Nación ha sido presidente de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y fue el "número dos" del gobierno municipal durante la gestión de De la Rúa al frente de la administración de la ciudad.

Cuando De la Rúa llegó a la presidencia del país, pasó a desempeñar el cargo que éste dejó vacante en la Jefatura de Gobierno de Buenos Aires.

Una presencia que no logró pasar inadvertida fue la del ex ministro de Infraestructura y Vivienda Nicolás Gallo, amigo personal de Olivera.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.