Varados. Los motivos que obligaron al Gobierno a cambiar de estrategia

En un primer momento, Aerolíneas Argentinas iba a ser la única empresa autorizada a hacer vuelos de repatriación, pero terminaron por sumarse empresas privadas
En un primer momento, Aerolíneas Argentinas iba a ser la única empresa autorizada a hacer vuelos de repatriación, pero terminaron por sumarse empresas privadas
Delfina Torres Cabreros
(0)
20 de marzo de 2020  • 11:06

No queda claro si es una estrategia que fue desplegando diferentes herramientas o, simplemente, un plan que fracasó frente a la magnitud del problema a abordar: 23.000 argentinos varados en el extranjero, ansiosos por regresar. Lo cierto es que si en un primer momento los aviones de Aerolíneas Argentinas iban a ser los únicos encargados del "operativo regreso" , se terminaron por admitir de manera excepcional los servicios de aerolíneas privadas y hasta se evalúa recurrir a aviones de la Fuerza Aérea.

El operativo dispuesto luego de que el Gobierno decretara el cierre de la frontera aérea con zonas afectadas por el coronavirus, fue interpretado por algunos como un estrategia de Aerolíneas Argentinas, empresa que demanda cada año millones de dólares del Tesoro Nacional, para validarse en su rol de "aerolínea de bandera" , figura que hace años dejó de existir en otras latitudes. "Pensaron que con dos A330 iban a poder justificar su función social trayendo argentinos repartidos por el mundo y no les dio la capacidad con las tripulaciones ni con los aviones", dicen los más duros.

Anac autorizó hoy 100 vuelos "de excepción" para que líneas aéreas privadas puedan ingresar argentinos al país y sacar extranjeros
Anac autorizó hoy 100 vuelos "de excepción" para que líneas aéreas privadas puedan ingresar argentinos al país y sacar extranjeros Fuente: LA NACION

El Gobierno rebate ese argumento. Allí aseguran que desde el primer momento supieron que el operativo "iba a ser complicado" y pusieron sobre la mesa distintas alternativas, como la habilitación que la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) terminó por otorgar a las aerolíneas privadas para que hagan su parte.

Latam fue una de las empresas que se ofreció públicamente a contribuir y, según aseguró a LA NACION, comenzó ayer con el su esquema de "vuelos humanitarios": trajo desde Chile y Brasil a 3300 argentinos o residentes en 18 vuelos que aterrizaron en distintas ciudades del país.

JetSmart fue otra y concretó ayer un vuelo de Santiago de Chile a El Palomar que tuvo alrededor de 50 argentinos a bordo. Además, la ANAC autorizó hoy otros 100 vuelos excepcionales que incluyen desde Ethiopan Airlines a la brasileña Gol.

En Aerolíneas Argentinas aseguran que fue en sus oficinas donde surgió la propuesta de retrasar -del jueves en que se dictó el decreto 260/2020 a la medianoche del lunes siguiente- el plazo de entrada en vigencia del cierre de fronteras para que las compañías privadas pudieran ordenarse. También ahí, argumentan, se propuso solicitar la colaboración del resto de las empresas para la repatriación.

Latam ingresó ayer 18 servicios al país, con 3300 pasajeros argentinos o residentes en la Argentina
Latam ingresó ayer 18 servicios al país, con 3300 pasajeros argentinos o residentes en la Argentina Crédito: Gentileza Latam

Hasta el momento, Aerolíneas Argentinas tiene en agenda 32 vuelos "especiales" (como llamaron a los servicios fuera de la programación regular) a Miami, Madrid, Lima, San Pablo, Río de Janeiro, Florianópolis, Cancún, Bogotá y Punta Cana, que se fueron sumando con el correr de los días.

Según el presidente de la compañía, Pablo Ceriani, tienen en gateras al menos cuatro más, a los que agregarían los servicios que ofrezcan las compañías privadas y, eventualmente, los aviones de Defensa: un Fokker F27 y un Hércules que se destinarían a Perú.

Según comunicaron oficialmente en la empresa, desde el último viernes hasta el arribo del primer vuelo especial desde Miami, que llegó ayer, son 5600 los argentinos que volvieron. Todavía se está muy lejos del número de varados en el extranjero que calculó Cancillería -23.000-, pero en Aerolíneas Argentinas aseguran que trabajan sobre un universo mucho más chico, que es el de los pasajeros que tenían un ticket con fecha próxima de regreso.

Y así como algunas voces se alzaron en contra del gasto que le generará al Estado traer de regreso turistas -tarea que, entienden, no le corresponde-, también hubo quienes criticaron el término "repatriación" por no tratarse de un servicio gratuito sino de uno que aplica tarifas no menores a los US$500 más impuestos. "Es cierto que estos vuelos son antieconómicos para Aerolíneas -dicen en la aerolínea de bandera-, porque van vacíos durante el tramo de ida para que la tripulación trabaje solo al regreso y nuestra prioridad es traer a estas personas de vuelta. Por otro lado, esto no deja de ser una empresa y el ticket, aunque sea a una tarifa plana, tiene que ser abonado".

Si bien Cancillería estimó un número de 23.000 argentinos varados en el extranjero, Aerolíneas Argentinas dijo que trabaja sobre un universo más pequeño
Si bien Cancillería estimó un número de 23.000 argentinos varados en el extranjero, Aerolíneas Argentinas dijo que trabaja sobre un universo más pequeño

La principal crítica que le hacen al "operativo regreso" desde el sector de las aerolíneas privadas es la falta de planificación. "Se apuraron con los decretos, no consultaron a las líneas aéreas y se quedaron sin vuelos un día antes de lo previsto por una pésima redacción de la norma", apunta una fuente con pedido de reserva de su nombre. "En vez de volar el 16 de marzo y regresar el 17, lo que podría haber ayudado a traer y sacar a entre 5000 y 7000 personas, las empresas buscaron cubrirse de que el cambio de regulación no los agarre en el aire y cortaron las operaciones el 15", relata.

En la vereda de enfrente, y tal como dejó en claro el canciller Felipe Solá en su Twitter, el Gobierno y Aerolíneas Argentinas le recriminan a las empresas privadas que no mostraron una actitud de colaboración. En privado, denuncian que algunas líneas aéreas cancelaron vuelos por propia iniciativa antes del cierre de fronteras o hicieron volver aviones con una ocupación muy baja. Es decir, no se habrían esforzado por reacomodar pasajeros en esos últimos servicios habilitados.

"Si hubieran flexibilizado sus políticas comerciales podría haber vuelto un montón de gente que no volvió y hoy es parte de los varados que Aerolíneas Argentinas tiene que ir a rescatar", reclaman.

Las aerolíneas no se quedan calladas frente a esas acusaciones. La española Iberia tomó la inédita iniciativa de polemizar con Solá en Twitter desde su cuenta oficial. "No volar al país no es una decisión que hayamos tomado nosotros, sino ustedes", le replicó. Pocas horas más tarde, el Ministerio de Relaciones Exteriores de España anunció que, "con el apoyo del Gobierno argentino", un avión de Iberia haría un vuelo entre Buenos Aires y Madrid el sábado 21.

Por otra parte, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) y Jurca -la Cámara de Líneas Aéreas en Argentina- emitieron un comunicado conjunto en el que aclararon que sus asociados están "desde un principio a disposición para contribuir en lo que esté al alcance de cada una de ellas".

Además, señalaron que están en contacto con Cancillería para "evaluar la posibilidad" de ejecutar vuelos excepcionales y transportar pasajeros en ambos sentidos. Sin embargo, el gerente general de IATA para la Argentina, María José Taveira, pidió que se tenga presente "la situación dramática" que enfrenta la industria a nivel mundial. "Nunca se ha visto antes", aseguró.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.