Sangría. Otra fuerte pérdida acentúa la crisis de las reservas: perforan los US$ 33.000 millones