Mercados. Otra inyección de optimismo