Columnista invitado. Otra vez, la "revolución conservadora"