Otro gesto de un Estado más activo en la economía