Mercados. Pagó caro el porrazo del crudo