Pan y queso versus blockchain: el problema de validar lo complejo