Paños fríos en la pelea de ministros