Para Buzzi, es un "final de fiesta"