Para cubrirse, los fondos van al dólar

Por el alza de tasas prevista en EE.UU.
Javier Blanco
(0)
29 de abril de 2004  

Tras algunas jornadas de calma, el mercado financiero y cambiario entregó ayer nuevas señales del reacomodamiento que los grandes capitales están haciendo de sus estrategias de inversión a partir de la inquietud que causa el descontado comienzo de un ciclo alcista en las tasas de interés internacionales.

Los movimientos fueron un reflejo de la virtual corrida producida ayer en Brasil (donde el riesgo país creció un 7% y la Bolsa cayó casi un 4%) e incluyeron aquí una mucho más moderada corriente de venta de los bonos posdefault -que habían mostrado interesantes ganancias en el mes- y la contrapartida de un pase a dólares.

Como resultado de esta situación, la cotización del dólar se incrementó dos centavos, al pasar el tipo vendedor minorista de 2,85 pesos a $ 2,87, en el contexto de una mayor demanda que fue acompañada por el ya habitual ritmo de compras oficiales: entre las adquisiciones del Banco Central (BCRA) y las del Banco Nación -en nombre del Tesoro-, va de US$ 55 a US$ 65 millones diarios, según la circunstancia.

La suba se verificó pese a una oferta sostenida de divisas originada en una mayor liquidación de los exportadores cerealeros, quienes ayer se desprendieron de US$ 69,18 millones, el mayor monto desde el 15 de enero (cuando liquidaron 76,6 millones) y una cifra sólo similar a la que habían vendido el 6 del actual (US$ 69,15 millones).

"Se notó que muchos estuvieron buscando cobertura en dólares y desarmaron otra porción de su exposición en bonos locales. Por eso se vio un retroceso en la cotización de los títulos posdefault y una mayor demanda de divisas", explicó un cambista que ayer no tuvo tiempo de levantarse de la mesa de dinero de la entidad para la que opera por el sostenido ritmo que tuvieron las transacciones.

El comportamiento de las variables financieras mostró que si bien la Argentina, por su particular situación de ruptura con la comunidad financiera internacional, se mantiene relativamente a cubierto de la volatilidad que se impuso en los mercados emergentes una vez que se tuvo el convencimiento de que la tasa de interés en los Estados Unidos subirá antes de lo previsto, no puede permanecer al margen de esas oscilaciones.

Brasil y México, a los golpes

En suma, lo ocurrido fue reflejo de la corrida que afectó ayer a los mercados de Brasil y México, por citar dos ejemplos. Las masivas ventas de activos brasileños para hacerse de divisas a invertir en los bonos del Tesoro de los EE.UU. determinó una suba del 7% en la tasa de riesgo país (llegó a 672 puntos), hizo caer 3,95% al índice Bovespa y elevó en un 1,1% el precio del dólar que cotizó a $ 2,95, el mayor valor en cuatro meses.

Esto último supone una presión extra al BCRA, que se ha mostrado sumamente cuidadoso en mantener en un empate en la relación entre el valor del peso y el del real para, entre otras cosas, evitar mayores trastornos en la relación comercial con el mayor socio del Mercosur (ver infografía).

En México, la Bolsa de Valores registró a su vez ayer la mayor pérdida del año al caer 3,45% al término de una jornada en la que la cotización del dólar cerró a $ 11,395 contra los $ 11,266 de la jornada anterior, como reflejo de la salida de capitales que emprenden su regreso a los Estados Unidos tras largos meses de vueltas por el mundo en busca de mayor rentabilidad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.