Turbulencias financieras. Para el FMI, la crisis tendrá un costo de US$ 945.000 millones