Para la centroizquierda se trata de un retroceso