Para la CGT, los reclamos son legítimos