Mediano plazo. Para la Fundación Mediterránea, la clave está en reactivar la economía real