Para la prensa española, es una "salida decorosa"