Para paliar la crisis energética, el Gobierno reasignó casi $ 6700 millones

Amado Boudou y Aníbal Fernández
Amado Boudou y Aníbal Fernández Fuente: Archivo
Tras la contienda electoral y mientras falta nafta, envió $ 4733 millones a Cammesa y $ 1958 millones a Enarsa para "atender compromisos por el suministro de energía eléctrica"
Francisco Jueguen
(0)
11 de julio de 2011  • 13:34

Mientras la opinión pública aún digiere la victoria de Mauricio Macri en las elecciones porteñas y en un contexto en el que el desabastecimiento de combustibles se hizo moneda corriente sobre todo en el interior del país, el Gobierno redistribuyó hoy partidas para pagar deudas relacionadas al suministro de energía eléctrica por cerca de $ 6700 millones.

A través de la decisión administrativa (DA) 579/11 firmada por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro de Economía, Amado Boudou, el Ejecutivo cambió el destino de esas partidas ya asignadas con el objetivo primordial de "atender compromisos relacionados con el suministro de energía eléctrica".

La publicación de una norma tan sensible para los usuarios residenciales y los automovilistas se da un día después de las elecciones porteñas y cuando la selección argentina se juega su pase a las semifinales de la Copa América esta noche frente a Costa Rica.

En principio, el Gobierno envió 4733 millones de pesos a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), encargada de la intermediación en el sistema eléctrico y de la importación de energía sobrante de los países limítrofes. Algo similar se hizo con Energía Argentina SA (Enarsa), que recibirá 1958 millones para pagar las importaciones de combustible.

Según se explica en las planillas anexas de la DA, el principal aportante a la causa será el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial (3491 millones), una especia de agujero negro al que el Gobierno acude cuando necesita desviar dinero urgentemente hacia alguna dependencia oficial.

No obstante, también se utilizarán 2510 millones de ahorro propio de la cartera de Planificación que dirige Julio De Vido, calificada como "disminución de cuentas a pagar", lo que puede entenderse como un atraso forzado en el pago a algunos proveedores. Por último, se usarán cerca 1950 millones de un crédito del Eximbank (China).

La decisión se da en momentos en que una ola de frío polar amenazó con poner en jaque el sistema eléctrico, pese a que no se registró ningún corte masivo como en años anteriores, y cuando el faltante de combustible en estaciones de servicio (sobre todo en el interior del país) ya afecta al campo como consecuencia de un problema estructural de producción en la Argentina.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.