Opinión. Para que la crisis se vuelva oportunidad