Mercados. Pasa la histeria, pero persisten los daños