Suscriptor digital

Paz forzada entre Bolsa y banca

Javier Blanco
(0)
24 de marzo de 2000  

La mediación del Gobierno en el conflicto entre la Bolsa y los bancos entregó ayer su primer fruto: las partes firmaron un armisticio que diluye el riesgo de ruptura al establecer un plazo perentorio para la puesta en marcha de Argenclear, la cámara compensadora que manejan las entidades financieras; fijar la relación que tendrá con la Caja de Valores y abrir el juego a la Bolsa en la colocación local de títulos públicos.

Las partes se comprometieron a aunar esfuerzos para establecer mecanismos de liquidación y compensación de títulos mediante sistemas de entrega contra pago; generar un nuevo segmento de mercado para atender la demanda minorista de títulos públicos a través del Merval; atender a la integración operativa con bolsas del interior y avanzar en alianzas estratégicas con mercados regionales.

Pero además proclama la necesidad de modernizar la estructura de gobierno de los principales mercados de títulos valores; incorporar a la negociación los instrumentos financieros necesarios para el desarrollo del mercado de capitales y tender a la simplificación operativa del régimen de oferta pública de los títulos valores.

El convenio fue rubricado por el secretario de Finanzas, Daniel Marx; el subsecretario de Servicios Financieros, César Deymonnaz; el presidente del Merval, Norberto Gysin; el titular de la Bolsa porteña, Juan Bautista Peña; el representante del Mercado Abierto Electrónico (MAE) y hombre de los bancos, Luis Ribaya, y un representantes de la Comisión Nacional de Valores (CNV).

El texto del acuerdo, al que tuvo acceso La Nación , establece en su primer punto la puesta en funcionamiento en 30 días de Argenclear, que liquidará a través de la Caja de Valores las operaciones que se realicen en el MAE. También allí se establece que la Bolsa tendrá hasta un 20% de participación directa en el capital de Argenclear, lo que le permitirá sentar dos directores en la conducción de esa cámara, los que deberán ser nominados por la entidad que agrupa a los agentes de bolsa, o sea el Mercado de Valores SA.

El segundo punto, tal vez el más importante, establece que desde Finanzas se arbitrarán los medios para que los bancos creadores de mercado (los que actúan en la colocación local de títulos de deuda) "establezcan mecanismos de apertura hacia la operatoria del Merval, de manera de permitir el acceso de sus participantes a la oferta y demanda de estos títulos a precios competitivos". Esto significa que, como reclamaba Peña, el Gobierno se comprometió a abrir el juego a la Bolsa.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?