Pequeñas empresas, más vulnerables a los hackers