Persiste la suba del trigo disponible

(0)
26 de enero de 2002  

El precio del trigo disponible en los puertos argentinos volvió a subir ayer. Para lograr cerrar negocios, algo que está costando cada vez más debido a la notoria retracción de los productores, los exportadores debieron mejorar sus ofertas.

La mayor cantidad de negocios sobre los puertos de Necochea y Bahía Blanca se concretó a un valor de $ 153 por tonelada, lo que constituyó una mejora de $ 3 respecto del valor que anteayer pagaron los exportadores. No obstante, un operador consultado por LA NACION confirmó que se realizaron negocios a $ 155. Algo similar ocurrió en los puertos de Rosario y zona de influencia donde se abonó $ 140, unos $ 4 más que los pagados el jueves. Según datos de la Bolsa de Comercio de Rosario ayer se habrían vendido 40.000 toneladas de trigo.

Por soja los exportadores ofrecieron $ 222 en los puertos bonaerenses, aunque no se habría registrado ninguna operación al no haber productores dispuestos a desprenderse de su mercadería por un valor considerado bajo. Tampoco se concretaron negocios con girasol ya que los vendedores exigían $ 290/300 y los compradores proponían $ 250.

En las terminales santafecinas de Ricardone, San Martín y General Lagos, en cambio, se concretaron operaciones por un volumen aproximado a las 20.000 toneladas de soja, cuyos precios fluctuaron entre $ 235 y 236.

Rumores de mercado

En el mercado disponible ayer circuló con insistencia el rumor de que los exportadores podrían, a partir del lunes, volver a retirarse del mercado debido a la incertidumbre que aún perdura respecto del plan de pago del IVA y del factor de convergencia adeudados por el Estado.

Sin bien los exportadores consultados se negaron a confirmar o desmentir tal versión, algunos operadores coincidieron al señalar que el rumor podría apuntar a activar un mercado que, en las últimas jornadas, adoleció de una oferta fluida.

Lo concreto es que los exportadores tienen compromisos de carga, hasta el 10 de febrero, por unas 650.000 toneladas, de la cuales sólo habrían adquirido unas 350.000, de manera que en los próximos días deberían salir a comprar otras 300.000/400.000 toneladas para no incumplir con obligaciones asumidas.

Lejos de la problemática de los puertos argentinos, más precisamente en Chicago, las cotizaciones de la soja sufrieron un importante revés. Ayer, las posiciones marzo y mayo perdieron US$ 2,39 y 2,30, y cerraron con ajustes de US$ 158,26 y 160 por tonelada.

Esta caída tuvo como principal causante los pronósticos de lluvias que se difundieron para amplias zonas de América del Sur, bloque que se presenta como el segundo proveedor de soja en el nivel mundial.

Según los reportes climáticos, entre hoy y mañana caerían de 25 a 75 milímetros en el Estado brasileño de Rio Grande do Sul -tercer productor de Brasil- y 25 mm en algunas zonas productoras de la Argentina. Estas precipitaciones mejorarían las condiciones hídricas de los suelos y los cultivos.

En sintonía con Chicago, el Mercado a Término de Rosario concluyó la jornada con una baja de US$ 1,70 sobre la posición mayo de la soja, cuyo ajuste fue US$ 144,10. Por último, hasta última hora de ayer seguía sin haber novedades respecto de la continuidad del Mercado a Término de Buenos Aires. Sus autoridades esperan una respuesta del Banco Central al proyecto presentado por la entidad para seguir operando en dólares.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?