Pese al cepo, en Punta del Este esperan la llegada de turistas argentinos