Mercados. Pésimo arranque, mejor final