Petrobras invertirá en el país US$ 150 millones

Acepta desprenderse de Transener, pero sin plazos
Francisco Olivera
(0)
22 de mayo de 2003  

En sintonía con la actitud del gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva, la petrolera brasileña Petrobras ha resuelto no entorpecer los primeros pasos de Néstor Kirchner. Quedó claro ayer, cuando el presidente de la compañía estatal, José Dutra, habló por primera vez del caso Transener, un tema ríspido para algunos sectores en la relación entre la Argentina y Brasil. "No vamos a embromar al gobierno argentino", tranquilizó.

Antes de inaugurar en Ezeiza una estación de servicio con marca propia, Dutra anunció que la empresa invertiría este año US$ 300 millones en la región, de los cuales 150 millones serán destinados a la Argentina. En la compañía esperan que el PBI del país crezca un 3% este año y que el dólar cotice como pretende el ministro Lavagna, en 3 pesos.

Dutrá confirmó que Transener, el concesionario de transporte de energía eléctrica que Petrobras adquirió al comprar el grupo Pecom, no forma parte del núcleo de negocios de Petrobras y que, por lo tanto, la empresa se desprendería del activo, pero sin especificar plazos.

"Si no hay plazos y no hay condicionamientos, no vamos a embromar al gobierno argentino. Vamos a desinvertir en Transener, pero no hay elementos para saber cuándo será", sostuvo.

-En la cancillería brasileña y algunos directores de Petrobras objetan la actitud del Gobierno en esta cuestión: dicen que trató el tema electoralmente.

-Nosotros hablamos de negocios y de economía. No miramos la cuestión desde el punto de vista electoral. No nos interesa meternos en política.

Dutra tiene una fluida relación con Lula y, además, su misma visión política: ocupó una banca de senador por el Partido de los Trabajadores (PT). El desprendimiento de Transener fue una de las condiciones que impuso el gobierno argentino para aprobar, la semana pasada, la venta de Pecom a Petrobras.

El argumento del presidente Eduardo Duhalde para oponerse a la inclusión de Transener en el paquete había sido que se trataba de un activo estratégico de política nacional.

En Brasil no cuestionan que el documento establezca, por ejemplo, que cualquier operación deba ser admitida por el Ente Nacional Regulador de Electricidad (ENRE) -lo que los ataría de manos ante una oferta extranjera-, pero se cuidan de ser cautelosos respecto del momento en que Transener será vendida.

Una fuente de la empresa dijo ayer a LA NACION que esto sucedería luego de que la deuda del concesionario -hoy en default y con 400 millones de dólares de pasivo- fuera reestructurada y las tarifas, renegociadas.

Esto revela dos cuestiones:

  • Por un lado, ahuyenta las intenciones de cualquier grupo argentino que quisiera aprovechar el bajo valor que las actuales condiciones le dan al activo.
  • Además, queda claro que los plazos pueden extenderse bastante más de lo que se supone, porque el propio Kirchner afirma que la renegociación de tarifas será extensa y con leve impacto entre los consumidores.
  • "La desinversión será lo antes posible -prometió Alberto Guimaraes, director general ejecutivo de Petrobras-. El plazo puede ser relativamente más corto del que tienen en la cabeza algunos en la Argentina. Primero, hay que hacer una buena renegociación. Confiamos en que con el tiempo se recompongan las tarifas. Transener es una empresa que tendrá seguramente ofertas porque es atractiva."

    -¿Por qué a ustedes no les interesa?

    -Depende de si es o no nuestro foco. Transener no está involucrada tan de lleno con nuestro negocio, como sí lo estaría una generadora de electricidad o de gas.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.