Piden a la UE que rebaje el arancel para la carne

La Argentina presentó en Bruselas un informe que detalla las "barreras" para sus cortes
(0)
27 de mayo de 2009  

BRUSELAS (EFE).- La Argentina defendió una rebaja de los aranceles que gravan sus exportaciones de carnes a la Unión Europea (UE), pues constituyen la "verdadera barrera" para el acceso al mercado comunitario de esos productos, según un informe presentado ayer en la capital belga.

El estudio, difundido con motivo de la Semana de los Alimentos Argentinos en Bruselas, analiza la situación de sus distintas carnes (vacuna, de búfalo, de conejo y avícola) y especifica los "problemas" que tienen los productores a la hora de exportar a los 27 países de la UE. La Secretaría de Agricultura insistió en que el principal obstáculo son los aranceles y se refirió especialmente a los nuevos productos, aparte de otros consolidados como el vacuno o el cordero.

En las carnes avícolas, las exportaciones a los países que integran la UE (23.665 toneladas) representan el 21% de los envíos argentinos a todo el mundo. El acceso al mercado europeo está restringido por aranceles.

Salvo una cuota de 628 toneladas (que además la Argentina comparte con otros países), los impuestos aduaneros ascienden al 89%, según el informe.

La Argentina reclama incrementar ese cupo que disfruta de gravámenes inferiores. Asimismo, la Argentina busca introducir en Europa la carne de búfalo, que tiene un "gran potencial", pero está sometida a cupos de exportación, dentro de la llamada cuota Hilton, que se aplica para la entrada de vacuno de calidad en la UE.

A la hora de exportar búfalo, un kilo tiene un gravamen de tres euros, más otros impuestos que hacen "imposible" competir en el mercado europeo, según el informe. Ya dentro de las exportaciones de vacuno, la Argentina es el primer proveedor y el año pasado se benefició de la situación de Brasil, que no exportó esta carne a la UE.

Sin embargo, la Argentina intentará aumentar sus cuotas de exportación para la carne bovina, como una de las principales reivindicaciones en las futuras negociaciones bilaterales entre la UE y el Mercosur, según ha declarado el consejero agrícola de la embajada argentina ante la UE, Gustavo Idígoras.

Liderazgo en conejos

En carne de liebre y de conejo, la Argentina es el primer proveedor de la UE, con un abastecimiento de más del 80%de las importaciones europeas. Sin embargo, la Comisión Europea (CE) excluyó esas carnes del Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG) -que da un trato ventajoso a ciertos productos de países en desarrollo- "por presión" de países europeos afectados por el aumento de las importaciones de conejo de China, según el estudio.

"Esperamos que la CE recapacite y, cuando en 2011 sea revisado el SPG, incluya de nuevo el conejo y la liebre", expresó Idígoras. Los negociadores argentinos pretenden también que en futuras negociaciones comerciales con su contraparte europea aumente el acceso para sus productos elaborados con leche o azúcar, pues en la actualidad los alimentos con tales ingredientes también están fuertemente gravados en las aduanas europeas.

"Estas negociaciones son las mismas que ya realizó el ex secretario de Agricultura Javier de Urquiza hace dos años, por mil toneladas de carne fuera de la cuota Hilton, pero nunca se cumplieron y ya pasaron dos años", dijo a LA NACION el consultor privado Víctor Tonelli.

Históricamente la Argentina exporta unas 40.000 toneladas con arancel y 28.000, con gravámenes preferenciales, que corresponden a la cuota Hilton (cortes frescos de alta calidad: bife angosto y ancho, lomo cuadril y nalga).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.